De estudiantes inquietos
a empresarios brillantes.

¿Por qué elegimos divertirnos
y llevarnos bien
en el Gimnasio Campestre?
20 febrero, 2017
Los Niños de Hoy
No Son Los Mismos de Ayer
7 marzo, 2017
Mostrar Todo

C on frecuencia encontramos en el aula de clase estudiantes disciplinados  y otros que debido a su creatividad, presentan dificultades frente a  los procesos o reglas teniendo en cuenta que sus cerebros divergentes siempre están buscando alternativas para divertirse y ver la vida y las problemáticas con soluciones alternas; lo que paradójicamente un empresario debería tener como habilidades para responder a todas las necesidades de una organización.

 

Erróneamente los colegios tradicionales siempre están tratando de regular dichos comportamientos coartando la posibilidad del desarrollo de talentos y competencias innatas. Contrariamente en los espacios de aprendizajes en el marco de diferentes teorías se quiere promover la creatividad y el emprendimiento, tratando de estandarizar al alumno por la incomprensión hacía quienes piensan diferente eclipsando sus capacidades.

 

Así las cosas, surge como interrogante:

 

¿Cómo un colegio de calidad, identifica tempranamente las habilidades de cada estudiante y las potencializa para formar personas que trascienden en un escenario laboral y personal, en un mercado tan competitivo donde abunda la ausencia de creativos empresarios?

 

Este artículo da respuesta a este interrogante a partir de la experiencia Gimnasiana desde tres perspectivas:

 

Fomento del desarrollo personal, cognitivo y social.

 

El estudiante cómo cualquier ser humano en la cotidianidad de la escuela , vivencia situaciones con docentes y amigos inolvidables al ser la etapa escolar una experiencia única e irrepetible. Así mismo, debido a los comportamientos típicos de la adolescencia se presentan brotes de indisciplina que desconectan al estudiante con la escuela y su contexto, que conllevan en ocasiones a utilizar hábitos destructivos cómo culpar, señalar, criticar, juzgar, que de no ser corregidos en el comportamiento de las personas se arraigan a la personalidad y persisten con el tiempo afectando sus relaciones en cualquier grupo social.

 

Ante esta situación, no nos relacionamos  con nuestros estudiantes aplicando hábitos de control externo; tales como la amenaza y  el chantaje emocional, por el contrario el estudiante es tratado de manera respetuosa y comprensiva , identificando las problemáticas que originan dichos comportamientos, logrando crear un plan de trabajo en conjunto utilizando los hábitos constructivos como confiar, conciliar, respetar, escuchar, animar y apoyar,  promoviendo en ellos el control interno que les permita responder de manera asertiva ante cualquier contingencia en toda su vida u organización como lo haría un líder.

 

Desde el desarrollo cognitivo reconocemos que los estudiantes están dotados de inteligencias múltiples por lo cual, no todos aprenden al mismo ritmo o de la misma manera. Como diferenciador este colegio identifica a través de los mecanismos de evaluación externa (Lexium – AVALIA) las habilidades predominantes y aquellas en las cuales hay que hacer énfasis en el proceso de formación a través de la enseñanza para la comprensión, fomentando así la adquisición de conocimientos y el desarrollo del pensamiento a través del arte y el deporte como catalizadores del mismo.

 

Hasta el momento se ha explicado de manera somera como el colegio contribuye a la formación de los alumnos en su dimensión humana y cognitiva, de igual modo, se fomenta el desarrollo de competencias básicas a través de los conocimientos adquiridos en las diferentes áreas en distintos contextos. Transversalmente los proyectos de aula que se desarrollan con el aval del programa Ondas en su gran mayoría como proceso de meta-cognición materializan sus sueños, haciendo uso del andamiaje teórico logrando ser inspiradores en materia de emprendimiento empresarial.

 

Mauricio Cifuentes

Líder de primaria Gimnasio Campestre

Ha dedicado su vida a recorrer los laberintos de los números.
Desde su temprana infancia se identificó con las matemáticas que daban orden y lógica al mundo, por lo que orientó sus estudios profesionales a las matemáticas con énfasis en estadística en la universidad del Tolima y a su creciente vocación como pedagogo.
Su amor por la educación sólo es superado por el de su familia, incentivo permanente de su labor.
El séptimo arte, las notas de los acordeones y los gritos de gol le regalan alegrías adicionales y nuevas energías para trabajar por la juventud del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: